Imprimir

“Los tapices de Mampuján”: las mujeres tejiendo memoria y vida

El tejer entre mujeres como ejercicio de reparación simbólica, construcción de memoria, reclamo de justicia contra la impunidad y el fortalecimiento del tejido social.

Los Montes de María, a finales de los 90 y principios del 2000 fueron escenario de las más terribles masacres cometidas por los paramilitares. El 10 de marzo de 2000, hombres armados del Bloque Héroes de Montes de María de las Autodefensas Unidas de Colombia llegaron al corregimiento de Mampuján, municipio de Marialabaja, en el departamento de Bolívar.

Bueno, llegaron el 9-10 en la tarde, nos llevaron a la plaza y en la plaza nos dejaron hasta las 9 de la noche ahí, de ahí nos dieron plazo hasta las 8 de la mañana de desocupar, que si cuando ellos regresaran encontraban gente aquí no respondían por eso (Testimonio de Ingilberto Velásquez, Programa No. 221 de Contravía)

El 11 de marzo las AUC perpetraron la masacre en la vereda “Las Brisas” en el corregimiento de Mampuján, asesinaron a 13 campesinos y secuestraron a 5 personas. 245 familias fueron desplazadas. Dos años después, a pocos kilómetros de su antiguo pueblo, los desplazados formaron Mampuján el Nuevo, en donde comenzaron a reconstruir sus vidas.

La vida no es la misma, todo cambió. Aún así, como estrategia para manejar el duelo, un grupo de mujeres se contactó con Teresa Geisser quien, con un enfoque psicosocial, les enseñó la técnica de tela sobre tela para hacer tapices. El tejer se convirtió en un proceso de cura para procesar el trauma, y se erigió como ejercicio de reparación simbólica, de construcción de memoria, de reclamo de justicia contra la impunidad, a la vez que de fortalecimiento del tejido social.

La idea es plasmar las historias que han vivido los Montes de María de violencia, con el fin de tener una sanidad del estrés y del trauma. Es uno de los objetivos. Y además de eso tener un registro histórico de lo que ha pasado, queda plasmado aquí visto desde las mujeres porque no es lo mismo la historia contada desde los hombres que desde las mujeres y los niños. Cada uno vive la guerra de un modo distinto. ¿En qué consiste?, en que las mujeres cuentan su trauma, de la guerra lo que más le impactó (Testimonio de Juana Alicia Ruiz, Programa No. 221 de Contravía)

Los tapices son una creación colectiva. Las trayectorias, memorias e historias personales de todas las mujeres se mezclan en la elaboración de los telares. “Cuando estamos con el grupo, compartimos historias, vivencias y sentimientos, mientras una de nosotras va dibujando en un papel los hechos más sobresalientes” (Mujeres tejiendo sueños y sabores de paz 2010). Colectivamente planean el telar, deciden qué escenas van a narrar, cuáles son los personajes, cuál es el fondo. Elaboran las imágenes a partir del compartir historias, y de imaginarse objetos, olores, sonidos, formas, colores y texturas. Luego, todas tejen telas sobre la tela.

De esta manera, el tapiz es una forma de narración colectiva y plural entretejido desde recuerdos individuales. El narrar trae consigo la elaboración del trauma, poder hablar de qué fue lo que pasó y contar su versión de la historia, poder recordar sin dolor. “El objetivo de este trabajo es tener un registro histórico, o sea que no se pierda la historia, que se pueda hablar con certeza lo que vivimos pero que seamos nosotras las que lo contemos” (Testimonio de Juana Alicia Ruiz, Programa No. 221 de Contravía).

Los tapices tratan explícitamente hechos violentos, pero no es el único objeto de la memoria. Resaltan también la cotidianidad actual de organización y activismo por parte de las mujeres, el territorio, las costumbres. Es asimismo una iniciativa local de resistencia, denuncia, construcción de memoria y reconfiguración de lazos sociales como alternativa a un discurso guerrerista, en donde el tejer y el arte se erigen como un elemento crucial.

Tejer se convierte para las comunidades en una manera para recuperar la memoria, para recorrer el territorio. Más allá de las dinámicas sensibles en las que están inmersas las mujeres de Mampuján, el tejido se ha convertido en parte fundamental de un proceso de cura, en el que se representan los recuerdos sobre la tela. La tela construida por las mujeres de Mampuján es una representación de su territorio y sus historias familiares, un referente directo de sus recuerdos dados en la tela (Hollman Morris, Programa No. 221 de Contravía)

¿Y por qué es importante contar esta experiencia?

La meta es seguirle transmitiendo estos conocimientos a otros grupos de mujeres para que ellas los repliquen a otro grupo de mujeres y Colombia entera se apropie de este conocimiento y de esta técnica que de verdad nos ha servido de muchísimo (Juana Alicia Ruiz, Programa No. 221 de Contravía)

Fuentes:

  • Contravía (2010). “Mujeres desplazadas de Mampujan”. Programa No. 221. En: www.contravia.tv
  • Correa, Tania (2010). "Representaciones de la guerra en Colombia. Desplazamiento forzado en los Tapices de Mampuján". Ensayo presentando en la asignatura Antropología de la Representación, FLACSO-Sede Ecuador.
  • Mujeres Tejiendo Sueños y Sabores de Paz, Asociación para la Vida Digna y Solidaria (Asvidas), (2010). “Mampuján: la memoria en tapices.” En Hechos del callejón. Versión electrónica.

Quiénes somos

Somos una entidad sin ánimo de lucro dedicada al desarrollo y fortalecimiento de procesos de educación, investigación y comunicación para el tratamiento no violento de los conflictos, el fortalecimiento de los saberes populares, el respeto por las diversidades, la generación de entornos favorables para la paz y la vida digna.

Contáctanos

Carrera 26a # 2b - 11
Barrio Santa Isabel
Bogotá, Colombia

(57+1) 702 7084
(57) 3155098186
(57) 3162913356
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.saberpopular.org

Documentos rte MSP