Imprimir

CUIDADO CON LA YUCA, QUE ESTÁ BRAVA

Yuca en abundancia. Yuca al almuerzo, al desayuno, a la cena. Yuca sabrosa condimentada, yuca sudada, yuca frita, yuca en sancocho, yuca con pescado, yuca en fariña…. ¿en qué? ¡En fariña! Veamos cuáles son las tecnologías desarrolladas por los pueblos indígenas del Amazonas para procesar y conservar un alimento esencial sin depender de la energía eléctrica.

En la trifrontera con Brasil y Perú, al sur del trapecio amazónico, los indígenas habitantes de las riberas del río caudaloso del Amazonas se enfrentaron a condiciones adversas para aprovechar uno de los alimentos que se producen con mayor calidad y en mayor proporción en estas difíciles tierras selváticas: la yuca brava. El nombre de yuca brava no es gratuito, pues los indígenas debían resolver por lo menos cuatro situaciones problemáticas antes de poder incluir este producto en su canasta familiar. Primero, volverla comestible, pues la yuca brava o yuca amarilla tiene altos niveles de toxicidad, lo que la convierte prácticamente en un veneno si no se la sabe procesar adecuadamente. Segundo, el bajo nivel de productividad de las tierras amazónicas, que producen en ciclos cortos y por pocos meses al año. Tercero, los ciclos climáticos que no mantienen constante el nivel del río e inunda periódicamente las zonas más aptas para su cultivo, las tierras inundables llamadas zonas várzea. Y cuarto, a falta de electricidad para refrigeración, garantizar la conservación del producto una vez cosechado de la chagra.

Pero para los indígenas Tikuna, los ciclos y ritmos de la naturaleza no son problemáticos, son condiciones que hay que saber aprovechar. Según nos cuenta el investigador Luis Eduardo Acosta, los Tikuna aprendieron de sus coterráneos ya extintos, los Omagua, la conservación de biomasas de yuca como una estrategia alimentaria en las tierras inundables, según los ciclos del agua del Río Amazonas. ¿Cómo así? Que en vez de considerar una tragedia la inundación o la sequía del Río, lo comprenden como parte de su ciclo natural y han implementado estrategias sociales para cultivar y procesar la yuca conforme el río crece o conforme el río baja.

En la ribera del Río Amazonas hay por lo menos 4 ciclos naturales según el ritmo del río: Aguas en ascenso, aguas altas, aguas en descenso y aguas bajas. La actividad agrícola en el Amazonas es corta e intensiva, pues se aprovecha el tiempo de aguas bajas para cultivar y cosechar, que es generalmente en la segunda mitad del año. Cuando el agua empieza a subir, es momento de sacar la mayor cantidad de yuca posible y someterla a un doble proceso de conservación, se deja en maduración o remojo por cuatro días aproximadamente para eliminar los compuestos venenosos de la yuca amarilla, después de lo cual, se procede a enterrar esta masa envuelta en hojas de platanillo en huecos profundos en la tierra, para evitar que ingrese cualquier rastro de oxígeno, garantizando la conservación de esta biomasa hasta por ocho meses, justo el tiempo en que tarda el Río en subir, y volver a bajar.

Cuando el Río baja y se saca la yuca de sus enterramientos se procede con el segundo proceso de conservación que es la producción de fariña, una deshidratación manual de la masa de yuca para consumo directo. Veamos lo que nos explica doña Esmeralda Ahué, de la comunidad de Puerto Esperanza: “De ahí ya uno ya tiene la chagra, otra chagra con otra yuca para cosechar, para hacer la mezcla ya porque también esa masa tiene que tener mezcla. Ya uno vuelve, se va a la chagra, se arranca, se ralla, mientras la masa conservada ya uno la tiene afuera, ya se le sacó del entierro. Entonces se le mezcla, se prensa por un día. Se le prensa y luego pues, ya cuando está seca la masa se tuesta en el ablandón. Así como tenemos. Es un espacio que tenemos para cortar, pero antes de eso se cierne la masa con este elemento que se llama cernidor. Tenemos este remo que se llama batino que es para batir la Fariña que se está tostando, por 3 horas se tuesta la Fariña y ya cuando está la Fariña pues también dura mucho tiempo para conservar porque pues es una Fariña que queda tostadita pero eso sí la tenemos que tener en una vasija con tapa para que no se enfríe. Y dura depende, también la cantidad que uno haga, digamos acá se consume mucha Fariña, una lata no dura más de un mes”.

Los ciclos sociales están enlazados con los ciclos de la naturaleza, cuando el río esta en sequía las familias abren sus chagras en el Amazonas inundable para cultivar la yuca mientras el Río lo permite, por eso son comunes las mingas al Río. Pero cuando éste empieza a crecer las familias están produciendo mucha fariña, para procesar la abundancia de la yuca que recién se ha cultivado. Si ya es suficiente la yuca tostada basta con enterrar la masa porque nada se desperdicia en el Amazonas.

Así pues, los Tikuna no solamente han logrado vencer estas adversidades con una tecnología de conservación de alimentos limpia y sostenible, sino que han garantizado la soberanía y seguridad alimentarias para sus familias, utilizando los conocimientos que han heredado de sus ancestros y de otras culturas amazónicas. Don Roberto López, indígena habitante del casco urbano de Puerto Nariño nos ayuda a concluir: “Bueno se ha mantenido este conocimiento porque: Primero, ya se sabe cómo se hacen las cosas, segundo, porque no se necesita dinero para obtenerlo, sino ya que viene de un conocimiento que es milenario y que viene con la cultura, entonces más que todo hoy en días todo es dinero entonces queda más fácil utilizar lo que ya uno conoce el conocimiento ancestral del manejo y manipulación de los alimentos”.

Quiénes somos

Somos una entidad sin ánimo de lucro dedicada al desarrollo y fortalecimiento de procesos de educación, investigación y comunicación para el tratamiento no violento de los conflictos, el fortalecimiento de los saberes populares, el respeto por las diversidades, la generación de entornos favorables para la paz y la vida digna.

Contáctanos

Carrera 26a # 2b - 11
Barrio Santa Isabel
Bogotá, Colombia

(57+1) 702 7084
(57) 3155098186
(57) 3162913356
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.saberpopular.org