Imprimir

LA NATURALEZA NOS ENSEÑA: MICORRIZAS, ALIANZAS ENTRE HONGOS Y PLANTAS.

Dicen que los amigos son los hermanos que uno escoge, y en las plantas esta premisa también se cumple con los hongos y las raíces de los árboles que buscan juntarse para proporcionar fósforo a la planta y hacerla más fuerte y productiva. Conversamos con la experta Alia Rodríguez sobre este apasionante tema de investigación: Las micorrizas.

Alia Rodríguez, ingeniera agrónoma, investigadora y docente de la Universidad Nacional de Colombia, nos recibió en su oficina ubicada en el edificio de biología de este campus universitario, aceptando la invitación de contarnos una parte de su historia académica y la historia del grupo de investigación que ella dirige desde el año 2007, “Biotecnología de las micorrizas en Colombia”. Con un pregrado en esta misma Universidad, vivió la experiencia migrante para formarse en estudios de maestría, doctorado y posdoctorado en Europa por un periodo de 12 años, después de lo cual sintió la gran necesidad de volver a Colombia para, según sus palabras, “contribuir en algo al desarrollo del país, el privilegio de acceder a la educación superior en Colombia, nos da también una obligación, un compromiso de desarrollar desde nuestro quehacer, alternativas para resolver problemas de nuestro país y sobre todo para ayudar a formar las nuevas generaciones de profesionales”.

Sólo nos hizo un requerimiento para concedernos la entrevista, “debe ser con mis estudiantes, porque sin ellos no existiría el grupo de investigación”. Así pues, nos dimos cita nuevamente con la profesora Alia y con algunos integrantes de este grupo de investigación, conversamos con Isabel Cristina Ceballos, ingeniera ambiental y estudiante del doctorado en biotecnología de la Universidad Nacional; Fabiola Santos, bióloga y micóloga; Cristian Fernández, licenciado en biología, docente investigador de la Universidad de la Salle en Yopal; y Alexander Silva, estudiante de pregrado en ingeniería agronómica. Con la interdisciplinariedad palpitante entre la biología y la agronomía, nos contaron con paciencia y detalle cuál es el propósito que los reúne como equipo de investigación, que es en pocas palabras, profundizar en el conocimiento de herramientas biotecnológicas para ser aprovechadas en las regiones colombianas, y mejorar la producción de alimentos en el país.

Nos explican que en Colombia el 80% de la agricultura se hace en suelos ácidos, con lo cual resulta muy importante investigar cómo se pueden mejorar los sistemas agrícolas que se desarrollan en estos suelos. Una práctica fundamental es nutrir la planta para la producción agrícola, y desde la agronomía la solución ha sido proporcionar nutrientes a la planta de manera externa. Hay otro problema adyacente, y es la escasez creciente de las fuentes naturales de donde se sintetizan algunos de estos fertilizantes, y el caso particular del fósforo es muy grave, pues los expertos anotan que la reserva mineral de la roca donde se extrae el fósforo se están agotando y esto es un nutriente sin el cual no podemos hacer agricultura.

Aquí entra en juego la micorriza, el ejemplo perfecto de que la cooperación es más benéfica que la competencia, pues no es más que una asociación entre hongos y plantas, las cuales, al estar asociadas con los hongos que habitan los suelos, tienen una ventaja en el sentido que pueden extraer más fácilmente el fósforo. De hecho, la mayoría de las plantas en el planeta presentan esta asociación, sólo que en diferentes niveles y con variaciones dependiendo el producto y las prácticas de cultivo. Nos dice la profesora Alia: “El 80% de las plantas del planeta tienen esta asociación, todos los suelos ácidos reportan la presencia de este hongo, es la regla en los sistemas terrestres. En todos los suelos de este país podemos decirlo con la mano sobre el fuego, está la asociación y que las plantas que usamos agrícolamente tienen esa asociación. Se necesita hacer investigación para poder aplicar los resultados de esta investigación, en cada producto agrícola, para cada especie agrícola”.

En vez de poner más y más fertilizantes, de un elemento que además se está haciendo escaso, y que está ligado a los precios internacionales del petróleo, porque en su síntesis se necesita petróleo para poder manufacturar ese fertilizante; podemos mirar otras opciones, como ésta que es utilizar una asociación simbiótica para mejorar la toma de nutrientes por parte de la planta. Imaginarse, tener la posibilidad de tomar un proceso biológico natural, entenderlo adecuadamente y llevarlo a un sistema agrícola y aplicarlo.

Si bien la investigación sobre los hongos formadores de micorrizas, se ha trabajado hace más de 100 años en Colombia, la innovación que presenta este grupo de investigación, en palabras de Cristian: “Incluye una posibilidad biotecnológica para la aplicación de estos hongos en un portador medio mucho más pequeño, que es una gelatina un poco líquida, donde va el inóculo del hongo, que podría aplicarse al suelo. El tamaño de una botella de gaseosa sirve para una hectárea”. Reto que se adelanta en alianza entre la Universidad Nacional de Colombia, la Universidad de la Salle con su sede en Yopal y la Universidad de Lausanne en Suiza.

Actualmente, tienen un interés particular en estudiar el fenómeno de las micorrizas en la producción de yuca, con una pregunta de investigación muy concreta: “¿Cómo mejorar este sistema agrícola a partir de la simbiosis entre hongos y plantas en suelos ácidos del trópico en Colombia? Mejorar significa en el contexto agrícola, tener una mejor productividad del sistema, entonces producir más haciendo un mejor uso de los recursos y ojalá disminuyendo el impacto ambiental que se hace cuando se practica la agricultura. ¿Cómo? Mejorando la nutrición de la planta, de una manera más adecuada, sin tener que poner en exceso fertilizantes y disminuyendo el impacto ambiental”.

La yuca es muy importante tiene un gran potencial de aporte calórico. Entonces se puede apostar a la seguridad alimentaria en el mundo pues se utiliza en más de 105 países, además en el país es un producto de gran importancia, que se viene cultivando desde hace muchos años. Es un producto que cultivan los pequeños agricultores. Este proyecto también está investigando qué tipo de hongos formadores de micorrizas arbusculares se encuentran asociados a plantas de yuca en la Amazonía que es la región origen de este producto a nivel mundial. Es un cultivo que está asociado a este tipo de hongo hace muchísimos años, se cree que es por este sistema rústico en las raíces de las yucas.

Sobre la relación entre las micorrizas, y las chagras amazónicas, la profesora Alia señala: “Hemos hecho muestreo en dos épocas del año a lo largo del Río Amazonas en la parte amazónica colombiana, directamente sobre chagra y al hacer los análisis en el laboratorio encontramos que el porcentaje de colonización del hongo en esas plantas de las chagras es prácticamente el 90%, casi el 100% de la raíz está completamente colonizada por el hongo, es muchísimo más alta que lo que obtenemos en los sistemas agrícolas por ejemplo en Yopal. Es otro tema de investigación que nos llama la atención. Especulando uno sí puede pensar que esta planta en su sitio de origen la encontramos tan asociada al hongo, que haya tenido que coevolucionar con el hongo, en realidad sí necesita de esa asociación. Nuevamente corroborando que no introducimos nada nuevo de lo que naturalmente ocurre”.

Al finalizar la entrevista, los integrantes del grupo de investigación señalaron la responsabilidad que acarrea hacer ciencia en Colombia, ligada a la satisfacción personal de poder aportar a la solución de algunos problemas en nuestro país. No es mejor ni peor que en otros países, se debe investigar igual, producir igual, gestionar igual, buscar recursos y alianzas que permitan sacar adelante las investigaciones. “Colombia es un laboratorio maravilloso para investigar”, afirma Isabel Cristina, “por la diversidad de climas, de pisos térmicos, y de especies”.

Quiénes somos

Somos una entidad sin ánimo de lucro dedicada al desarrollo y fortalecimiento de procesos de educación, investigación y comunicación para el tratamiento no violento de los conflictos, el fortalecimiento de los saberes populares, el respeto por las diversidades, la generación de entornos favorables para la paz y la vida digna.

Contáctanos

Carrera 26a # 2b - 11
Barrio Santa Isabel
Bogotá, Colombia

(57+1) 702 7084
(57) 3155098186
(57) 3162913356
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.saberpopular.org